LA COLUMNA CERVICAL
La columna cervical, como el resto de la columna, es pasible de sufrir múltiples afecciones: traumáticas, infecciosas, tumorales y degenerativas entre otras.
En la figura 1 se observan las diferencias, apreciables a simple vista, entre las vértebras cervicales, lumbares y dorsales, adaptada cada una a su función específica dentro de la mecánica de la columna.
 
En la figura 2 vemos un dibujo de la columna cervical completa vista de frente, y en la figura 3 vista de perfil, con sus discos intervertebrales, la arteria vertebral y la salida de las raíces por los agujeros de conjunción, mientras que en la figura 4 se observa una columna cervical en una radiografía de perfil de un paciente.
 
HERNIA DE DISCO CERVICAL
Una de las patologías más frecuentes que presenta la columna cervical es la hernia de disco, similar a lo que sucede en la columna lumbar, o más frecuente aún, transformándose en todo el mundo en una verdadera pandemia. Independientemente de las molestias que afectan al paciente, las sobreindicaciones de cirugía, los problemas laborales e indemnizaciones han creado problemas graves a países como por ejemplo (y en especial) los Estados Unidos, donde las sobreindicaciones de cirugías no han solucionado el problema sino que lo han agravado tanto desde el punto de vista del paciente como del estado.
Nuestro grupo ha adoptado como programa de trabajo en estos casos el tratamiento médico y kinésico. En caso de no tener éxito, y en especial si se trata de lo más común en este sector que son las hernias de disco, hemos adoptado una metodología introducida en el país en el año 1998 por uno de sus autores, con notables y excelentes resultados: la ozonoterapia, disciplina mirada cada vez con mayor interés y seriedad.
Una hernia de disco es, como se observa en la figura 5, un trozo de disco que se desplaza de su lugar y comprime una de las raíces que salen por el agujero de conjugación. Esto puede ocasionar dolores, incluso muy intensos, adormecimientos de ciertas zonas del miembro superior del lado afectado, pérdida de fuerzas y calambres.
CANAL ESTRECHO CERVICAL
En algunas circunstancias particulares, los problemas de la columna cervical no son ocasionados por los discos, sino por los ligamentos, y las protrusiones discoosteofitarias, (comúnmente conocidas como picos de loro) que son evidencia de artrosis y que crecen hacia el interior del canal.
En esta circunstancia, y como se precia en la figura 6 estos fenómenos productivos comprimen la médula (zona roja), lo que constituye un serio y grave problema, cuya solución es solamente quirúrgica.
Los pacientes con esta patología pueden presentar dificultades en la marcha y en los movimientos de los miembros superiores de manera progresiva, y si no es tratada a tiempo, la lesión puede convertirse en irreversible y los trastornos que presenta el paciente, permanecer por muchísimo tiempo o incluso ser permanentes.
Como consecuencia de la compresión se produce una lesión medular ya irreversible, marcada en la imagen de la Resonancia Nuclear Magnética con un asterisco (figura 7).
La Resonancia Nuclear Magnética, es un estudio imprescindible y definitorio para confirmar el diagnóstico de esta afección.
Los tumores y traumatismos tienen una incidencia mucho menor entre los problemas de la columna cervical y su tratamiento es quirúrgico.
(Todo lo dicho sobre canal estrecho cervical es rigurosamente aplicable a la columna lumbosacra)
 
TUMORES DE COLUMNA CERVICAL
Como hemos dicho, la columna cervical también puede ser asiento de tumores, ya sean primitivos o metastásicos, es decir, provenientes de tumores residentes en otras partes del organismo.
Los hay benignos o malignos, pero el problema radica en que su localización y su crecimiento conducen a compresión de la médula espinal, tal como ocurre en el canal estrecho cervical. Y la compresión de la médula cervical requiere, como dijimos, actuar rápidamente para evitar males mayores.
 
TRAUMA DE COLUMNA CERVICAL
La columna cervical está sumamente expuesta a los traumas, directos o indirectos, y es altamente sensible a los mismos por su delicada estructura.
Accidentes automovilísticos, motociclísticos o de bicicleta, así como caídas de altura pueden fácilmente ocasionar lesiones de columna cervical.
Estas lesiones varían desde alguna modificación simple de la forma del cuerpo vertebral, hasta fracturas complejas con cuadriparesia del paciente, es decir, parálisis de los cuatro miembros.